sábado, 29 de diciembre de 2012

Poemas guardados

           

                      I

En éste recinto-estrofa de letras,
de tentativas de versos,
hago acopio de los poemas intermitentes.
En el ininteligible yo
que a veces, se apodera de mi,
voluntad transitoria e inestable;
emanan arcadas inconclusas, inesperadas,
que yacen aplastadas
entre las páginas de los cuadernos.

¡Cuánta erosiva orografía!,
¡cuánta depresiva mediocridad latente!
¡cuánta pereza por adoptar una actitud lúcida y beligerante!
Para repartir suerte en cada uno de ellos,
ellos enlatados en los cuadernos.


                     II

Un poema que no se recoge,
divaga por los desiertos
temeroso de ser cubierto
por las tormentas de arena.

Silencioso,
se pronuncia equidistante de su proceso,
no se compromete a mostrar,
el lado geométrico
por donde habrá de ser tallado.
Y así, en prolongado misterio y presumido cerco,
retiene los puntos cardinales,
indicadores de su desentrañable significado.

                    III

Un poema cuando es poderoso, se auto rescata.
Es un Hércules preso, un héroe raptado.
Una bomba, un "arma cargada de futuro".(*)
Que proyecta en su inhabitual ambiente,
la imperfección animosa de los contratiempos.
Un elixir que redescubre cierta inercia existencial,
que asombra por su naturalidad fresca y deslumbrante,
distribuye la expresión,
impactando en lo circundante.

                        IV

Un poema que respira en la introspección,
extrayendo de su carencia el valor,
para remojarse en el pulso que hilvana,
la interacción activa de las palabras.
Un poema que huele a sexo,
que despierta sin alarmas,
que se desnuda calmadamente
y se recompone en el jazz.
Un poema que un día parimos
y decimos:
He lamido eternidades
hasta llegar a ti.



(*) Mención al libro de Gabriel Celaya, La poesía es un arma cargada de futuro.




 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No me parece normal

No me parece normal que pase tanto tiempo sin que pueda tener el hueco para dedicarme un poquito a mi. No me parece normal que Donald Trum...