sábado, 12 de enero de 2013

Época anticatalanista....

En éste tiempo, en que se escucha tanto hablar de la independencia de la Comunidad Catalana, hay ciertos sectores que se lanzan al cuello de lo catalán, como si ya la crisis hubiera pasado y no hubiera otra lacra más importante que Cataluña pida la indepencia, justo ahora. Cuando yo era niño, escuchaba como a los catalanes se les llamaba polacos despectivamente, y se les asociaba con los ávaros roñosos. Luego con el paso de los años pude formar mi propio criterio al respecto, que no es para nada lo que se afirmaba sin ningún tipo de rigor.

Para mi Cataluña es un ejemplo que debíamos seguir todas las comunidades, pues a mi parecer los estados más pequeños suelen gestionarse mejor, y por una lógica matemática debe ser así. Es lógico que se busque una solución efectiva a sus problemas, y esta puede ser la solución, o cuando menos es una posibilidad de cambio. Algunos expertos pueden tildar de catastrófica, pero delante de ellos está una sociedad a la que libremente se le está consultando, y que parece tener una conciencia y aptitudes para soberanamente alzarse, en su propia cruzada por la autogestión independiente.

Me parece fuera del lugar el apoyo a cierto boicot de productos catalanes, cuando adquirimos todo tipo de productos sin conocer el origen, ni de las vias o cauces por las que ese determinado objeto de consumo se encuentra disponible. Mucha esclavitud seguramente, y sin embargo no existe esa inquietud por llegar más allá de lo que compramos. Sin duda, si conociéramos los entresijos de la cadena de elaboración de cualquier cosa, y aplicáramos un sentido moral a nuestro consumo, no podríamos comprar casi nada.

Por eso, no entiendo porque esa tendencia a por lo menos argumentar ése boicot a los produtos catalanes, sólamente por su necesidad de adquirir su propia identidad y tener su propio camino. Igual que en las parejas mal avenidas, cuando no hay soluciones, lo mejor es avanzar en direcciones diferentes para salir de las aguas fangosas y estancadas. Y trabajar por separado en un nuevo futuro.
Tal vez sea una envidia enmascarada, porque para hacer eso hay que tener personalidad y una fuerte convicción de que su futuro podría ser mejor. ´De lo cual tenemos mucho que aprender, por lo menos en Andalucía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No me parece normal

No me parece normal que pase tanto tiempo sin que pueda tener el hueco para dedicarme un poquito a mi. No me parece normal que Donald Trum...