lunes, 17 de junio de 2013

Cuestión de educación.

Hoy, me he visto inmiscuido en una discusión madre e hijo, alrededor de actitudes y castigos. La verdad, me siento arrepentido de haber entrado a dar mi opinión, más aún cuando de alguna manera mi defensa ha sido por la causa del filio, lo cual ha sido recibido por su madre como una ofensa, a sus criterios y a su manera de impartir valores y conductas, en su descendencia. Puesto en su piel, comprendo que no debe ser "plato de buen gusto", que alguien rebata tus razones de cómo educar a tu hijo, y mucho menos delante del mismo. Prometo una disculpa....me pasa por meterme donde no me llaman.

Ese pequeño entuerto polémico, trascendió a otras personas del lugar,  y el debate se encendió. Con las recurrentes convicciones, sobre las generaciones adultas y las jóvenes: Se llega siempre a la conclusión de que actualmente no existe respeto, ni ante los progenitores, ni ante los maestros y profesores, esa es una máxima popular bastante extendida. Que las actuales generaciones viven en un libertinaje excesivo y vergonzoso. Que los jóvenes tienen tanto que son incapaces de valorar nada....
Sólo una de las voces que se alzaron, propuso un punto de inflexión interesante para mi gusto, dijo, que esas apreciaciones de los adultos hacia los jóvenes se expresaban del mismo modo cíclicamente, como si fuera inevitable no poder hacer una crítica positiva sobre ellos.

La educación, sin duda, es un tema fundamental, en el desarrollo de las sociedades, en la consecución de las individualidades de los seres humanos, y el único elemento con el que objetivamente se puedan modificar los estilos de vida estancados y sin dirección. La esperanza única de que un mundo futuro pueda ser mejor, con seres humanos capacitados y orientados para ello.
Los frutos de una educación eficiente debieran ser el enriquecimiento, y madurez de las personas para ser fuertes, para obtener los recursos necesarios afrontando cada acontecimiento que la vida nos depare.

En última instancia, la voz popular trata de encontrar culpables, cabezas de turco, conejillos de indias, pagadores del pato...¿la familia o la escuela?¿Quién asume el peso que desequilibra la balanza? ¿Quién conduce y produce los actos, degenerados de los niños y adolescentes?. Es más fácil dar por sentado que no está en nuestras manos, echar balones afuera (en un país tan futbolístico cualquiera está dispuesto) y  mantenerse en los márgenes de la imposibilidad y la frustración.
Cabría preguntarse si estamos preparados para integrar a nuevos miembros entre nosotros, y si las sociedades actuales ofrecen las suficientes coberturas para encontrar un equilibrio armónico,
entre trabajo y vida familiar, lo que modernamente se ha llamado, la conciliación entre ambos planos. Para mi modesto entender en esa realidad de basa el conflicto de incomprensiones entrr las distintas generaciones.

8 comentarios:

  1. Hay gente que dice que los que somos padres no sabemos educar hoy día a los hijos, no sé hasta que punto tendrán o no razón, porque yo creo que lo que falla es la sociedad y el sistema educativo en general. A veces opinas por bien al respecto y das tu criterio y mete uno la pata, ya que se molestan tanto los padres como los hijos.

    Un abrazo Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos entonces en sintonía Rafa, el cogollo de la cuestión radica, en que no se respeta el espacio suficiente para que podamos llegar a una comprensión absoluta e integra, atendiendo a las necesidades primarias y necesarias para llegar a una comprensión y fusión mutuas, regidos como estamos por el imperio económico y mercantil.
      Es complejo impartir valores en un medio decadente y viciado.
      Gracias por tu siempre interesante aportación. Un abrazo Rafa.

      Eliminar
  2. Muchos niños crecen y viven apenas con la presencia de sus padres, a veces los abuelos llenaban ese vacío pero ahora los modelos de familia no consideran ya la vida con ellos.
    Los afectos y vínculos familiares se diluyen en países donde la vida citadina es la que marca pautas en cuanto a formación cultural que queda para la televisión, juegos electrónicos, profesores mal pagados sin vocación para su profesión y con ganas de todo menos de enseñar.
    El respeto entre las personas es una de las grandes ausencias en la educación de hoy que ya deja de ser una preocupación de los estados y pasa a ser un bien de consumo privado solo para quienes puedan pagarla según las jerarquía de calidad ofertadas en el mercado.
    En resumen la calidad de vida se deteriora cada vez y este libre mercado se sale con la suya del sálvese quien pueda, la ley del más fuerte, vida solo para el privilegiado y exitoso que pueda imponerse sobre todos los demás.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente Aristos, es ese desplazamiento de las figuras paternales las que me parecen la causa principal de la incapacidad humana por, como diría Nietzche, sucumbir a la humanidad presente, y comprender hasta que punto los los hijos son producto de un cúmulo de factores diversos.
      Tu reflexión navega, inciendo en los obstáculos esenciales, que impiden, un desarrollo natural en las interacciones, de los distintos miembros que conectan a una familia.
      Gracias por la dedicación y esfuerzo puesto en tan lúcida reacción.
      Abrazos!

      Eliminar
  3. yo puedo darte mi opinión desde mi experiencia
    mi hijo ya tiene casi 20 años
    y desde los 4 años que le he criado sola
    la mejor forma de educar que encontré para que no fuera uno más de la generación perdida simplemente fue la RAZON
    cualquier problema planteado se razonaba desde la lógica fría , y si era un problema de emociones, simplemente ESCUCHAR al Corazón

    obviamente uno le da Valores que le van modelando su percepción sobre el mundo y las circunstancias, además de mucho amor y disciplina

    hoy puedo ver a un hombre Responsable, Respetuoso y Cariñoso
    pero sobre todo INDEPENDIENTE de pensamiento y convicciones Propias
    feliz y siguiendo sus sueños.


    buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desarrollar el criterio propio, el razonamiento inherente que cada ser es capaz de modelar, (si conseguimos abrir ese camino), debería ser una de las metas incuestionables, por las que trabajar.
      Me alegra que tú Lichazul, nos hagas participes de tu vivencia positiva y fértil, llevada al plano de la realidad cercana y cotidiana. Me alegra que te sientas satisfecha y orgullosa con ese hombrecito, que sabiamente sacaste adelante.
      Gracias por la visita y comentario.
      Feliz fin de semana

      Eliminar
  4. La sociedad, los padres,el sistema educativo, los hijos ... se critica individualmente sin darse cuenta que todo ello forma parte de un todo, de un circulo, las personas somos fruto de todo ello. Se culpa a los padres y al sistema educativo de crear personas que no valoran lo que tienen, pero acaso la sociedad no manipula en su beneficio y lo que le beneficia no es una sociedad de consumo?
    Se critica que ya no hay respeto por las personas, pero a caso alguien nos ha dado ejemplo? un modelo a seguir? a quien pretenden que respetemos? a profesores que se imponen por la fuerza, a personas que no se respetan ni a si mismas, personas que no saben dialogar y que recurren a argumentos de poder para exigir un respeto que, supuestamente, le han otorgado los años.
    No creo que ahora sean buenos tiempos respecto a la educación, pero tampoco lo fueron antes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentirse responsables y no víctimas me parece una coherente actitud para profundizar en las mejoras de que son susceptibles nuestras herramientas, recursos disponibles, y mejorar la calidad de la educación. Como bien dices, todos conformamos el conglomerado final que absorbemos en nuestro camino hacia la realización personal.
      La ausencia de referencias es clara, la hipocresía, la falsa moral, y la pérdida de respeto, construyen una realidad de seres incomunicados y vacíos, sin inquietudes. Centrados únicamente en estereotipos ambiciosos y desgastados.
      Gracias por la visita, y esperemos que avancemos, algún día, en otra dirección.

      Eliminar

No me parece normal

No me parece normal que pase tanto tiempo sin que pueda tener el hueco para dedicarme un poquito a mi. No me parece normal que Donald Trum...