miércoles, 12 de junio de 2013

dispersiones

....porque nos distanciamos, porque acudíamos con armaduras a los diálogos necesarios, porque necesitábamos el amor incondicional cuando sólo teníamos, cercanía irreversible, ligadura de vivencias, puentes de pasado. Y las aguas giraban a cada tanto más oscuro, las diferencias, las disonancias, las discrepancias, las turbulencias, lo irreparable, lo incontrovertible, lo intolerante, lo rígido, lo áspero.....Levantar espesos muros, cortinas, puertas, cajones, armarios empotrados, cofres, cajas fuertes, ataúdes, whatsapp, televisores..... todo exploraba el olvido, conminaba a la conciencia a arrancarse por otros palos, por otras suertes, por otras tierras más fértiles y dinámicas. Migraciones del alma hacia una requerida mejora.

Si no lo viste, es porque vivías en tu realidad virtual, pero lo viste, y no lo pensaste. Lo pensaste, pero no lo reflexionaste. Lo reflexionaste, pero te importaba un soberano pito. Y sino te importaba un tremendo falo, para qué quejarse ahora. Qué santo agraciado expiará nuestras culpas cuando hayamos doblado la esquina, y hayamos puesto pies en polvorosa, en recorrer otras sendas escogidas, otros ritmos biológicos con los que atender nuestra ingenua capacidad de razonar, y de digerir la experiencia en práctico conocimiento y cimiento. Te digo una cosa, ningún ser sobrenatural, atenderá nuestras plegarias, de limpiarnos de todo mal provocado, o por lo menos eso es lo que intuyo; y lo que desde un punto pragmático se sabe. Tenemos el presente para convertir lo que vivimos en algo medianamente agradable.....y corre demasiado aprisa

Es enorme el esfuerzo, la desatención, la indiferencia, la inflexibilidad, la locura, que nos atrapó....Una realidad que nos ha retado de forma abierta, sin complejos, expuesta a exigirnos, una consumación definitiva, una "puesta a punto" completa, a nuestra ignorancia y vulnerabilidad. Ha llegado el momento de aceptar los desiertos, las soledades, las independencias, los desarrollos; tenemos que reconsiderar quiénes somos, para qué vivimos, porqué vivimos, reconocer en nosotros esa victoria que supone pertenecer a los supervivientes; extraer esa extraña libertad que nos recuerda que aún podemos estar vivos.

 
 

8 comentarios:

  1. El que no se acepta tal y como es con sus defectos y virtudes, va muy mal encaminado, aunque pienso que el ser humano y la sociedad en general, con tanta tecnología y tanta hostia nos está distanciando enormemente. La gente se deja guiar y seguir por lo virtual y creo que es un craso error. Yo a veces pienso de que sirve tanta lucha, y preocuparse tanto por los problemas, el trabajo y demás, cuando cualquier día es bueno para que se acueste uno y ya no se levante más.

    Un abrazo Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy completamente de acuerdo en ambas reflexiones, Rafa, que haces al respecto...Es conveniente y necesario aceptarse, para poder evolucionar y valorar, quiénes somos y qué queremos. E igualmente coincido en esa sensación de vivir la vida de los demás, cuando en cualquier instante nos da un "jamacuco" (dicho sea en plan jerga) y todo se acabó.
      Gracias por venir y comentar......casi religiosamente jeje. Un abrazo

      Eliminar
  2. Tremendo es reconocerse, explorarse y aceptarse. Un gran poema, mis felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un honor tu visita María José, me alegra que haya sido de tu agrado. Gracias por comentar. Besos

      Eliminar
  3. Hola, leyendo a blogs amigos llegué al tuyo, todo un placer encontrarme con señores post. Seguro que estaré leyendo tus escritos anteriores a la primera oportunidad, y claro, tu otro blog también.

    Abrazos, me quedo si me lo permites.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto Mily, que no tengo que conceder permisos en nada....y mucho menos para que me hagas compañía en la aventurilla bloguera. Es para mi un placer, recibir nuevas amistades, nuevas perspectivas, nuevos aires, que consiguen hacerme crecer y respirar. La puerta está abierta Mily, pasa y acomódate, sólo espero que pases unos agradables instantes.
      Gracias por quedarte y por comentar. Abrazos

      Eliminar
  4. Nadie sabe lo que tiene hasta cuando lo pierde. El problema es grave cuando ni siquiera uno mismo se ha tenido alguna vez, entonces es buen echar mano a esa extraña libertad de saber que aún se está vivo.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así de caprichosos y de contradictorios somos Aristos, la esencia, el centro de nosotros mismos parece que está vedado, incluso para nuestro yo. Sólo la búsqueda de la libertad, nos puede aclarar el camino. Abrazos Aristos.

      Eliminar

No me parece normal

No me parece normal que pase tanto tiempo sin que pueda tener el hueco para dedicarme un poquito a mi. No me parece normal que Donald Trum...