domingo, 30 de marzo de 2014

Con ganas de trabajar



Desde que la búsqueda de empleo, se ha convertido en un laberinto sin salida, los oportunistas infames que se aprovechan de las necesidades humanas para hacer ellos su negocio afloran, y están en el contexto adecuado para ofrecer posibilidades indignas y esclavistas para ganar unas perras. Así para el vulnerable desempleado que ya se enfrenta a la propia baja autoestima por verse al margen del hervidero diario, se le multiplican las dificultades para acceder al empleo.

No hace tanto todavía, se hizo un sorteo no sé en que localidad , y el premio era un trabajo. Está claro que la moral mercantil en el mundo laboral, hace tiempo que está de baja indefinible, y que las personas sólo somos un factor coyuntural para llegar a los balances positivamente, pero esto ya es rizar el rizo. Hacer un sorteo para obtener un trabajo...pues mire, para el que juegue y le toque anda, pero para el que juegue y se quede sin nada, pues le parecerá que el mundo es una estafa y que los congéneres que comparten su espacio son más egoístas que un niño con su juguete favorito.


Si entendemos el sorteo como un símil a lo que significa tener un trabajo hoy día, para los desempleados de larga y corta duración, pues perfecto oye, porque cada vez más se escucha la expresión de que quien tiene un trabajo tiene un tesoro, antes se decía esto por ejemplo de los amigos. Cómo cambian los tiempos, tanto que a veces se nos escapa y nos cuesta ajustarnos a su medida. Pero vamos, que esta circunstancia muestra lo ridículo de algunas campañas de hacerse publicidad las empresas sin tener un poco de conciencia social.

Lo que parece razonable es que se elijan a las personas por su valía y adaptabilidad al puesto, y no a ciegas sin saber nada acerca de ella, sólo que compró boleto para trabajar, aún desconociendo condiciones. Cosa que dudo que la empresa pusiera en conocimiento de los concursantes a un ¡Trabajo en Torrevieja...! con vistas al mar. Y que seguramente atendiendo a su política de recursos humanos y marketing, está tan mal pagado que el afortunado reniegue finalmente a la oferta. Reconozco que hago un poco de demagogia porque desconozco el resultado final de este caso en particular, discúlpenme; hay tanto de lo que he dicho anteriormente que uno tiende a generalizar...porque esa es la realidad, con tantos denominados y endemoniados “eres” que ocurren a diestro a siniestro, y es que las regulaciones suelen joder al personal más que favorecerlos.


Ahora que te has quedado más parado que el caballo de un retratista (que diría Gandía), te pones a la búsqueda enervante de un currillo con el que sobrevivir al martillo económico levitando sobre nuestras cabezas. Y te encuentras con anuncios que dicen “se buscan personas con ganas de trabajar”, y te quedas diciendo, el mundo alrededor me toma por gilipollas, y me lo está diciendo claramente. Oiga ¿qué le parece?, si llamo a su mierda de anuncio es porque necesito el trabajo y porque hay necesidades urgentes en la sociedad, sino su anuncio ni siquiera existiría. Y probablemente, si el anuncio fuera más largo sería lo siguiente: Se buscan personas con ganas de trabajar...por una miseria.

Me duele pensar que estoy de piensa mal y acertarás, yo que suelo ser ingenuo y proclive a darle una oportunidad al más ruin de los seres humanos. Otro día intentaré estar más positivo.

1 comentario:

  1. Hoy en día es así: "quién tiene un trabajo tiene un tesoro" y eso que es un derecho humano, el tener un trabajo, pero hoy en día, se ha convertido en una lotería. Está dificilísimo encontrar trabajo, dímelo a mí, que busco día y noche, empleo, que envío montones de curriculums sin recibir respuesta ni oportunidad de tener una entrevista, que estoy desesperada buscando empleo, y nada encuentro, desde hace tiempo, y es que, no sé por qué se nos llamará parados, cuando se trabaja más que nunca buscando empleo (por lo menos yo), y para nada, porque nada encuentro, esto es terrible, de verdad.

    Un beso.

    ResponderEliminar

No me parece normal

No me parece normal que pase tanto tiempo sin que pueda tener el hueco para dedicarme un poquito a mi. No me parece normal que Donald Trum...