jueves, 3 de julio de 2014

Fases lunares


El pasado viernes 13
la Luna salía del asfalto
de anarajanda sangre tiznada
y de volcanes carbónicos salpicada.

La Luna era calabaza podrida,
sandía pasada, o globo sin brillo...
pero me dejó a horcajadas
y con la baba caída,
ver su sorprendente, resquebrajada presencia,
enviándome lunáticas frecuencias.

Allí estaba detenida
en la apenas incipiente noche,
ascendía con extremada carga
pues la Luna allí era gorda y deformada.

Algunos niños la pateaban sin acobardarse,
incluso alguno se intentaba mearse encima,
pues nada sabían de viernes treces
y menos de psicópatas asesinos.

          (II)

Esta noche la Luna se peina a un lado
se ajusta a su mitad en decreciente;
la luz se va despidiendo en su movimiento
nos va dejando a la espalda,
a la retaguardia, al revolver,
de su ambivalente influjo.

Pero su luz es serena;
como el plato de la mar en calma,
como una tarde de mundiales
como un melón recién madurado.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No me parece normal

No me parece normal que pase tanto tiempo sin que pueda tener el hueco para dedicarme un poquito a mi. No me parece normal que Donald Trum...