miércoles, 23 de julio de 2014

Limonero en Cártama.

Se caen, se desperdician,
se pudren, desaparecen.
La Tierra y los insectos
toman su cítrico dorado.
Revientan su zumo en suelo ingrato;
 
indiferentes al humano.

Limonero de justo porte,
limonero en la noche callado,
con infatigable generosidad
los frutos repartes a la nada,
pero sigues siendo
limonero en Cártama.

Pepitas de oro desparramadas
para que la noche varada,
encuentre otro universo
con que hacer contelaciones...
en Tierra.


                

1 comentario:

  1. ¡Qué bueno! hiciste un homenaje al limonero con tu poema, Luis.

    Un beso.

    ResponderEliminar

No me parece normal

No me parece normal que pase tanto tiempo sin que pueda tener el hueco para dedicarme un poquito a mi. No me parece normal que Donald Trum...