martes, 18 de noviembre de 2014

Bebe, va, va.


En una mañana cercana, de cuya fecha quisiera acordarme, pero mi nefasta memoria se opone a ello fui a abrirme...., no a los mundos estratosféricos y esotéricos de mi alma, no a las diferentes culturas de los pueblos, no a las metafísicas más rebuscadas y definidas, no, sólamente fui a abrirme una cuenta bancaria. Oh pequeño burgués de mi con 20 euros, que pensaba sacar justo después de abrir la cuenta, la gran cuenta que me permitiría un ingreso mensual de 213 euros que era lo único que mi querido sepe me podía dar para seguir viviendo.

La cola estaba detenida, dos trabajadores intentaban deshacerse de los sendos pesados, de gestiones interminables. Yo ya pensando en largarme y dejar esta gestión indispensable para el cobro de los cantidades astronómicas de que iba a ser beneficiario, gracias a nuestro gran estado de derecho, cuando de repente se abre la puerta del despacho de el director, que en este caso, es una mujer, que me invita a pasar. Oh yo pequeño burgués, representante de la terrena soberanía popular que tanto dinero le hemos entregado en medio de la crisis a estas benditas entidades que tan bien saben gestionar los recursos de todos, (por eso el Estado les rescató), invitado cortésmente a abrirme una cuenta cara a cara con la directora. Me invita a ocupar un sofá, unicular bastante cómodo, no se podía esperar menos, del despacho de la directora de la sucursal, de una de las entidades más relevantes del panorama actual.

Ahms una cuenta para cobrar el desempleo....no llega ni a ser desempleo, es una ayuda por insuficiencia de cotización, pero no me detengo en la explicación. Me ofrece ipso facto la libreta que necesito, con intereses que pueden ser reducidos con dos domiciliaciones bancarias, (no puedo pagar ni el teléfono como para domiciliar nada)...me vende que su entidad es la que más facilidades ofrece a sus clientes.(Tres bien) Pero que "estaría interesada en que surgiera algún organismo  dependiente del estado que gestionara el pago de los subsidios, y que no fueran los bancos quien hicieran este esfuerzo", porque me dice textualmente, que  "muchas cuentas sirven sólo para recibir el pago, lo retiran el mismo día...".La serpiente bancaria asomaba con la diplomacia baboseante de que saben hacer gala... Al fin y al cabo un banco es una empresa remató con seguridad de directora de banco, con convicción absoluta....

Con esas declaraciones me hacía entender que yo era un estorbo para su negocio, que no le generaba ningún beneficio,,,y pensé que por primera vez  en mi vida una cuenta en el banco estaba resultando útil. No sé qué se han creído estos estafadores de postín, de corbata y de modales refinados....pero ¿cómo se puede hablar de las personas que reciben prestaciones de una forma tan alarmantemente despectiva y pedir a la vez comprensión?. "Ya, a ustedes les molesta que unos cuantos pobretones tengan cartillas que no les genera nada, pero sí ponen la mano para que con dinero público se rescaten sus empresas, encargadas de crear desequilibrios y desigualdades en la población."

Vuelve a ser la estafa dentro de la estafa


1 comentario:

No me parece normal

No me parece normal que pase tanto tiempo sin que pueda tener el hueco para dedicarme un poquito a mi. No me parece normal que Donald Trum...