martes, 10 de febrero de 2015

Ramones

Éramos jóvenes sin darnos cuenta de que pronto pasaría de largo, aquel estado de embriaguez permanente, en que nos habíamos permitido vivir. Y sin embargo, en aquella intensidad que suponía redescubrir la vida por nuestros propios itinerarios, el beneficio de la música se había convertido en un bosque frondoso al que entregarse y penetrar hasta perderse, la música era el estandarte, la consigna, la venia, el pasadizo por el cual nuestros corazones se unían en desmenuzar en lo posible la abstracción matemática, el hechicero que nos daba poder ante adversidades, el redbull que nos daba las alas suficientes para rozar el paraíso o quedarse por un rato allí, para luego regresar a tierra.

Recuerdo la casete maravillosa, como tantas otras que le habíamos pillado de estraperlo a tu hermana, de aquellos pequeños préstamos clandestinos, nacía una inquietud musical más allá de los 40 principales, el medio camino hacia la locura se hizo con nosotros al instante. A pesar de tener alguna que otra canción excesivamente ñoña, demasiado romántica, pero que luego se convertiría en un himno en noches de juerga mojadas en cualquier alcohol y siempre cuando algún amor pasajero se marchaba irremisiblemente dejando su huella perceptible en nuestros vulnerables y enamoradizos corazones.

LLevaste a los Ramones a los compañeros de instituto, poco antes habíamos alucinado con los salvajes del punk Toy Dolls, pero ahora este disco nos conquistó a todos, aunque hubo algunos que establecieron una competición entre ambos grupos, igual que si en un supuesto conflicto de naciones se enfrentaran unos a otros por la hegemonía del reinado en la música. Pero no nos quedo más remedio, que por consenso aceptar que Ramones llegaron para quedarse entre nosotros.

Aquella media hora de música está en este vídeo, y cada canción con su memoria, con el trozo de existencia de que quedó impregnada.




No voy a escoger canciones preferidas porque todo el trabajo en su conjunto me parece digno de elogio, el disco es energético, subversivo, transgresivo, espontáneo, crítico, libertario, no obstante hoy diré que es una la que me ha traído hasta aquí y que siempre tendrá un significado extra para mi....es justamente la primera I wanna live

3 comentarios:

  1. -madre mía pero que mayor soy......uffff!!


    Ramones....que tiempos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que hayas vivido tanto hada....para decir lo que dices....gracias por el comentario...más allá de las valoraciones sobre el tiempo

      Eliminar
  2. Yo soy más mayor que vosotros, pero fijo. Yo he conocido a estos, y hasta cantaores de flamenco del año la pera.

    Un abrazo Luis.

    ResponderEliminar

No me parece normal

No me parece normal que pase tanto tiempo sin que pueda tener el hueco para dedicarme un poquito a mi. No me parece normal que Donald Trum...