miércoles, 5 de octubre de 2016

Idiotismo pseudoramantiano.

 
                       I



¡Que condiciones hubiera yo roto
en el preciso momento
en que me subiste a tu ático!

Eras inquilina de tu gato...
con tu lengua besabas las nubes
para que se fueran,
y dejaran salir al sol.

El sol de tu alegría,
el sol de tu gato
el sol mío cuando...,
yo estuve,
si acaso el sol fuera de alguien
lo encadenaba y lo paraba en un escaparate..

Tu presencia ruda y decidida,
tu liderazgo discreto pero incontestable,
tu valentía y melomanía,
tus dibujos, tu resiliencia.

El poema fue conquistado
por una sola mirada
que aún penetra profusamente
por las rendijas del pensamiento.

No sé por cuánto más
retendré aquel efímero instante
en que por los ojos
se multiplicaron los universos
                       



                     II


Así comenzaba lo primigenio
de una noche, bajo el asedio
de palabras doradas
en un altar de fantasías.

Así quise tomar la tinta
y restregar tu cuerpo en ella
comer tu palpitante carne
que tan visceralmente deseo

Suponer que de algún modo
me entragarías tu sexo morado
y yo sabría aprovecharlo
y olvidar el lamento pasado



               III

Si para algo existen los multiversos
es para recorrer determinantes trayectos
que nos llevaran a lo que no fue.

Elijo mi multiverso favorito
es heterogéneo, creativo,
es aventurero, casero,
tiene de todo un poco.

Ahora digamos que ese multiverso
es una utopía, una entropía,
sin embargo me merece más presente...
represente...,
considerar que algún día
podría dormir contigo.









No hay comentarios:

Publicar un comentario

No me parece normal

No me parece normal que pase tanto tiempo sin que pueda tener el hueco para dedicarme un poquito a mi. No me parece normal que Donald Trum...