jueves, 1 de diciembre de 2016

Sin más trámite




Caía en una desesperación sacra,
su significado fue elevado...
trastocó todos los planteamientos
me hizo comenzar
a palpitar de otra manera.

Alcanzado había, a exterminar,
un antiguo y anquilosante ego,
cuyas lustrosas uñas largas,
se clavavan exigentes
exigiendo más y más el presente

Y ya eran exigüas mis aspiraciones
la condena era más pesada
nunca menos.
Y no podía arrancar de mi
ni una sola palabra
ni palabra, una sola.

No sé hasta dónde alcanzarán los fondos
los buceadores o los geólogos
podrán conceder aquí su sabiduría
sus físicos fundamentales discernimientos.
Del fondo espiritual
del ilegible recorrido
del irónico contenido
seremos
en tanto en cuanto
más auténticos seamos
más observadores sorprendidos
que otra cosa.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

No me parece normal

No me parece normal que pase tanto tiempo sin que pueda tener el hueco para dedicarme un poquito a mi. No me parece normal que Donald Trum...