viernes, 9 de marzo de 2012

paisajes

La arboleda se detiene luciferinamente,
las nubes se desplazan con el desparpajo
cruento de una vaticinada muerte.
Un gas mortífero y empalagoso,
culminando en una adhesión sordomuda.

Los cañaverales con  sus cabezas de jirafa,
huelen la puntiaguda brisa, que revisa,
las axilas de las escuetas hojas,
suspendidas impacientes, indulgentes.

Un fingido silencio conmueve a los insectos,
y la procesionaria regresa a su bolsón,
respetando los mojones de la noche,
pero minando su paso de urticantes púas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

No me parece normal

No me parece normal que pase tanto tiempo sin que pueda tener el hueco para dedicarme un poquito a mi. No me parece normal que Donald Trum...